Al camarada Javier López Martínez “Comandante Rojo”

COMANDANTE ROJO

A Javier López Martínez, Comandante Rojo,
de los muertos que nunca mueren,
Nuestros héroes no dijeron que morían / sino que murieron
fieles a su palabra de ¡Patria Libre o Morir!
LEONEL RUGAMA
Le debo una canción al compañero / al compañero de riesgos, al de la victoria /
Le debo una canción de canto nuevo / una bandera común que vuele con la historia
SILVIO RODRÍGUEZ
A la Corriente del Pueblo Sol Rojo
A Alianza Democrática

I

“Caes y salpicas el tiempo con estrellas / entregando las armas / no al enemigo sino a nosotros / y
matas nuestro llanto…”
MARÍA F. GRAVINA

¿Entonces la tierra tembló pero él no?
¿Entonces se cimbraron las articulaciones minerales
y él las serenó?
La leyenda corre en cantos de aves y su eco lo escuché yo
inmarcesible se hizo su ejemplo de hijo del pueblo trabajador
Himnos se alzan de batallones forjados al mando de su voz
¿Quién los dirige camaradas?
¿Quién planifica el combate?
Díganlo campesinos y obreros
Miliciana hermosa
¿Quién te enseño a fraguar el corazón?
Javier Comandante amado por montañas
Javier soviet
Javier partisano
Javier dirigente
camarada miliciano
Tu corazón maoísta cura heridas
tu mando comunista incita vidas:
¡Camaradas,
atención,
avance escalonado
avance escalonado!
¡Hacia el fuego destellante, gloria de las masas!

¡No! Pero no ha de morirse / como los muertos comunes / quien repartiendo alegrías / multiplicó su
presencia…
FRANCISCO MORALES SANTOS

II

¡No! Pero no ha de morirse / como los muertos comunes / quien repartiendo alegrías / multiplicó su
presencia…
FRANCISCO MORALES SANTOS

¿Entonces por eso lo nombra la lluvia cuando cae torrencial?
¿Y su corazón? ¿Quién busca su corazón?
Su corazón está en los pueblo
está en manos militantes
en las tareas diarias
en la asamblea comunitaria
Está en los sueños de victoria
en las bases revolucionarias
en el comité regional
en las correa milicianas
en el paredón para fratricidas
¡Javier responsables somos de tu ejemplo!

III

Con patria se ha dibujado el nombre / del alma de los hombres / que no van a morir
SILVIO RODRÍGUEZ

Y no he visto al pueblo enlutado
no he visto al pueblo llorar sin reloj y resignado
lo he visto alegre y fiero
en marcha con banderas purpúreas
hacia la cima de la historia
de su propia historia
Y no he visto al pueblo enlutado
lo he visto palpitante
rebelde desde sus bases
en ansia socialista
serenando espasmos de la patria
No he visto llorar al agua
ni sollozar al viento
ni decaer el fuego
ni detenerse el relámpago
ni callarse el trueno
Su nombre surge del calor de las muchedumbres:
¡Javier López Martínez, presente!
¡Comandante Rojo, al frente!

IV

Quiero minar la tierra hasta encontrarte / y besarte la noble calavera / y desamordazarte y
regresarte
MIGUEL HERNÁNDEZ

Aún debajo de la tierra caminas sobre la tierra
no aceptas ser noble composta
ni dejar tus ruidos quietos en la hojarasca
¡Tu estridencia va por delante
aguerrido Comandante!
¡Tu corazón conmueve sangres!
¡Ah tu resplandor inflexible!
Tu grama, eterna…
tu sangre, perpetua…
tu militancia, eterna…
tu amor al pueblo, espiga…
¡Javier López Martínez, presente!
Rojo Comandante…
“Vientos del pueblo te llevan
vientos del pueblo te arrastran
y esparcen tu corazón
entre las masas…”*

MARTÍN MARTÍNEZ RODRÍGUEZ
(poeta comunista mexicano)
Marzo de 2020

“En la lucha siempre hay sacrificios y la muerte es cosa frecuente. Pero, para nosotros, que
tenemos la mente puesta en los intereses del pueblo y en los sufrimientos de la inmensa mayoría, morir por el pueblo es cosa digna. No obstante, debemos reducir al mínimo los sacrificios innecesarios. Nuestros cuadros deben preocuparse por cada soldado, y todos los que integran las filas revolucionarias deben cuidarse entre sí, tenerse afecto y ayudarse mutuamente.
De ahora en adelante, cuando muera alguien de nuestras filas, que haya realizado un trabajo útil, sea cocinero o soldado, efectuaremos sus funerales y una reunión para honrar su memoria. Esto debe convertirse en norma. También hay que introducirlo entre el pueblo. Cuando muera alguien en una aldea, hay que realizar una reunión en su memoria. De esta manera expresaremos nuestro pesar y contribuiremos a la unidad de todo el pueblo.”

MAO TSE TUNG
Fragmento tomado del discurso SERVIR DE CORAZÓN AL PUEBLO,
dictado por Mao el 8 de septiembre de 1944.

*Versos basados (adaptados) en el hermoso poema VIENTOS DEL PUEBLO, del poeta comunista Miguel Hernández. Nota del Autor.